Ramona O’Farrill, tocar donde sea y cuando sea | El Barrio Nini

La primera vez que me entere de la existencia del talento de Ramona O’Farrill fue hace más de 8 años cuando fui a un evento en el ese entonces ROXY FORO, aquel lugar en el que toda la escena musical independiente se reunía para escuchar nuevas propuestas o para presentar su música, recuerdo que ese día iba a ver TV Vintage y la banda telonera era Astromáticos banda en la cual Ramona tocaba segunda guitarra y era la encargada de la voz, desde ese entonces comencé a seguir un poco de su trabajo. Tiempo después el proyecto de Astromáticos de deshizo, Ramona comenzó un proyecto solista con el cual tuvo varias fechas en distintas partes de la república, pausando un momento su proyecto se dio a la tarea de tocar con las Las Vinylators, Los Mustangs 66 y Las pipas de la paz, después de esto Ramona desapareció totalmente de la escena, hasta ahora es que hemos vuelto a saber de ella.

DSC_0609-1 BN. ¿Quién es Ramona y que hace?

RO. Ramona O’Farrill es una mujer que no le tiene miedo a nada. Desde que tuvimos la oportunidad de conocernos hace casi diez años, saben que la manera en la que yo abordo el escenario es la manera en la que abordo la vida, sin inhibiciones ni prejuicios. Desde la primera vez que me subí a tocar a un escenario tuve muy claro que quería producir algo en el público, de dejarles un impacto y ¡Vaya que lo conseguí en aquellos años! Casi siempre se acuerdan los que vieron un show con esa, mi primera banda, que causábamos conmoción, a veces no de manera tan positiva porque a mí me prohibieron varias veces hacer mi show, porque consideraban que incitaba a la gente a golpearse o a causar destrozos. Considero que con el paso de los años uno va creciendo y madurando y aunque aún disfruto mucho de marcar impacto en la gente, ya las cosas son distintas, el impacto que se logra es diferente, por consiguiente es un impacto muy positivo, el público para el que ahora me presento es otro, más tranquilo, pero no dejan de involucrarse con la música que hago y eso es increíble. Antes andaba arrastrándome por ahí, en cualquier show al que fuera, con la botella en la mano, con la guitarra casi rota, la gente enardecía, las distorsiones y el caos en la música… Y a las pruebas me remito, una que otra nariz rota. Yo misma me rompí un tobillo una vez.

Ahora adoro hacer música que a la gente le haga sonreír, que los haga aplaudir, que los haga identificarse con las cosas que digo, jamás dejando que la seriedad se apropie de eso.

Evidentemente el estilo musical ha cambiado y he ido experimentando a lo largo de estos años con casi todo, creo que lo único que me falto hacer fue cumbia o metal,  hace diez años con Astromáticos fuimos una mezcla de rock, pop, garaje punk para muchachitos, alguna veces nos tacharon de tocar surf y a nosotros nunca nos importó que nos encasillaran en algún género, creo que por eso siempre nos fue tan bien, porque aunque tuvimos muchos detractores, por lo escandalosos que éramos, nosotros siempre tuvimos claro que lo único que pretendíamos era tocar, tocar y tocar.

La gente no es tonta y le gusta lo auténtico. Gracias a eso en el año 2009 tuvimos la oportunidad de concursar contra casi 2500 bandas a nivel Latino América, para poder tener un lugar para tocar en Vive Latino 2009. Y aunque no ganamos el primer lugar, ganamos el tercer lugar entre tantísimo talento y tuvimos la oportunidad de tocar un palomazo para Vive Latino, que se efectuó y se grabó en el bar Pata Negra. Además de ganar muchos premios y de tomar conciencia, por lo menos en mi caso de que este era el camino por el que yo necesitaba seguir (El musical).

Fue por aquellos años que me voy de Astromáticos siguiendo el orden natural de las cosas, aprender, crecer y encontrar lo que de verdad necesitaba hacer.

Desde entonces he andado con muchas bandas, algunas no reconocidas, bandas que tocaban en la sala de la tía, solo por el placer de tocar, he tocado en bares, como músico de planta, he tenido un proyecto en solitario de música electrónica, he tenido los trabajos más raros y locos que te puedas imaginar, y vivido en más de 20 sillones diferentes.

He tocado con bandas reconocidas, con músicos increíbles que tienen una trayectoria de más de 30 años en el mundo de la música y que han inspirado a montones de bandas y gente, hasta llegar a este punto en el que retomo mi carrera de solista, muy segura de a lo que yo sueno, después de tanta experimentación. Eso sí, más tranquila y más centrada que hace diez años… ¡Todos éramos unos niños!

DSC_0471-1 BN. ¿A que suena Ramona y en que se inspira?

RO. Sueno a lo más básico que pueda encontrar. Cuando estaba experimentando con lo electrónico eso me voló los sesos. Es de locos lo que se puede hacer hoy en día con los medios digitales… Conocí a varios dj’s que me trataron de enseñar lo que sabían y vaya que me dejaban más y más interesada. Sin embargo siempre hubo un vacío en mí. Yo por lo menos yo no me veía tocando electrónico a largo plazo. No doy para eso.

Me doy cuenta que yo lo que quiero hacer es volver a lo básico de tomar una guitarra y cantar y contar historias, si hay percusiones que me acompañen, me van a acompañar a lo justo, siguiendo el tiempo, que el bombo se meta hasta el corazón, si va a haber una guitarra que sea la guitarra justa, con riffs elegantes y un bajo marcando el ritmo. Por el momento no necesito más.

Yo me presento con la banda completa (bajo, batería y guitarras) y causa reacción inmediata en los oyentes porque es música con mucha melodía, mucho ritmo, pero también disfruto mucho de presentarme sola, con mi guitarra y listo, porque puedo conectar mejor con la gente. La gente para la que toco es muy receptiva y siento que de repente para ellos es inusual verme tocando la guitarra brincando de un lado a otro y cantando lo que digo. Y eso es causar un impacto ¿Sabes?

Y mi inspiración viene de todas estas experiencias que he tenido. Buenas y malas, divertidas y otras no tanto. No soy un músico de protesta ni tampoco soy un músico solemne. Yo quiero que la gente tenga un buen rato cuando vaya a verme, que se olviden por un momento de todo lo mala copa que está pasando y que cuando escuchen mis temas se sientan identificados y que si hablo de una desgracia a todos nos de risa haber pasado por determinada mala vivencia. ¡Que la vida se hizo para pasarlo bien!

DSC_0488-8BN. Recordando esos años en los que te vimos por primera vez ¿Como ves la escena musical de ahora comparándola con la de esos ayeres?

RO. ¡Ay! ¡La nostalgia! Mira, tengo escasos 9  meses desde que volví a tocar. Y he preferido irme a tocar a la calle, a eventos de apoyo a comunidades, a colectivos que están a favor de la cultura, a lugares que no están centralizados… ¡Eso para mí ha sido vida! De repente llegar con radio bocina (Así de plano, un amigo le robaba la bocina a alguien para hacer un toquin improvisado en alguna explanada) y hacer que la gente que está en sus casas vaya saliendo, se vaya integrando. Yo ya rara vez toco en bares y  mi público es distinto. Y me siento muy bien acogida por todos lados.

Por eso que preguntes como veo la escena en la que estuve hace diez años a la de ahora…

Siento que entre ellas hay un abismo de diferencia. Pero como te digo, yo ya ni siquiera estoy en la escena en la que las bandas locales populares están. Por lo cual no puedo hablar mucho de eso.

Lo único que si puedo comentar es que de esa escena hermosa en la que tuve la maravillosa oportunidad de tocar se extraña todo.

Las bandas, las buenas y diversas propuestas, la hermandad y lo transparentes que éramos todos entre nosotros. La buena voluntad de que a todos nos fuera bien y de hacer de cada uno de nuestros proyectos fueran proyectos de gran propuesta. No había estrellitis, claro cada quien tenía su carácter, pero nos queríamos mucho y nos respetábamos, sobre todo.

Yo me acuerdo que en aquellos tiempos nuestros ingresos económicos de plano eran lo que nuestros papás nos daban para ir a la escuela, ya los más grandes tendrían algún trabajo de medio tiempo, pero fuera como fuera, juntábamos nuestro dinerito, para poder grabar un buen demo, para hacer estampas, playeras… Para pagar el cover de los toquines que nuestros amigos organizaban… ¡Eso era la verdadera escena! Recuerdo con muchísimo cariño que cuando llegamos a vender nuestra mercancía, o a comprar la de nuestros amigos nadie nunca regateo el precio, era una manera de apoyarnos todos. Nosotros nos aventamos viajes hasta sabe Dios donde en la caja de camiones de redilas, con tal de llegar a tocar lejos. Siento que todos los que anduvimos en aquellos años la sufrimos bastante y  por lo mismo lo valoramos y lo atesoramos tanto en el recuerdo, porque sabemos que lo que se estaba cocinando aquí, fue algo realmente importante. Lamentablemente acá nos cortaron las alas, se empezaron a cerrar los locales en donde tocábamos y bueno, también empezamos a crecer como seres humanos, quiero decir, muchos se casaron, dejaron de tocar, se empezaron a tomar en serio las carreras, los trabajos y eso quita mucho tiempo.

DSC_0606-1BN. ¿Qué paso con Ramona todo este tiempo o en esta pausa en los escenarios?

RO. Después de andar metidísima en la escena “De Él otro lado del cerro” Como nos conocían yo me fui a tocar a la CDMX.

Anduve sola con mi proyecto de música electrónica hasta que me jalaron para tocar la guitarra con las “vinys”

Eso fue en 2012 y con ellas Las Vinylators tuve la fortuna de hacer las guitarras principales y los coros en un E.P.  que se editó en Grecia. Yo después me dedique a viajar y cuando volví me reclutaron  Las pipas de la paz como bajista. Yo en mi vida había agarrado un bajo, pero no me se rajar. Bien o mal, las oportunidades que se me presentan las tomo y salgo avante como sea. Con ellos estuve poco tiempo, porque de plano me gano la fiesta, pero de ellos guardo un grato recuerdo y una buena amistad, sobre todo con Rulo, quien siempre fue un caballero conmigo, allá donde lo ven, él es un gran amigo, tanto que cuando me fui de su banda me recomendó como bajista para Tere Farfisa, fundadora de las Ultrasónicas y me voy con ella. Con ella estuve casi tres años de manera intermitente, intermitente por los trabajos de todos y por diversas causas personales de todos los integrantes de Mustang 66 cabe decir, para los que no lo sepan, que Teresa y su esposo Ernesto son una institución en la música en México, es más, me atrevo a decir que a nivel mundial. Gracias a ellos tuve la oportunidad de compartir escenario con personajes de talla mundial e irme de gira con ellos, de aprender demasiado. Entre que tocaba el bajo para ellos, estaba trabajando y se me presento la oportunidad de grabar para un tributo que se le hizo a Charlie Montanna, por su larga trayectoria. ¿Ves? Yo empecé tocando una cosa, luego me fui al Garage Revival más salvaje y de ahí me jalan al urbano. Yo no le hago el feo a nada. Y gracias a esa participación, me dan los premios de la revista “Banda Rockera” Como mejor voz 2015 y Revelación 2015 y mira, que para muchos parece poca cosa, pero yo destaco que Caifanes fueron revelación de esa misma revista por ahí del ’86 u ‘87, revista que es colosal ya que tienen casi 30 años en el medio del rock y la música, ahora andan en programa de radio transmitiendo desde la torre latino y ustedes saben que no es cosa fácil mantenerse. Rolly Ramirez y Carmen de Rolly son institución. Así que realmente jamás estuve alejada de los escenarios, quizás de los de “Este lado del cerro” pero he andado activa todos estos años. Muy bien acompañada.

BN. ¿Por qué fue que decidiste regresar a tu proyecto como solista?

RO. Mi pretensión más grande es tocar y tocar sin importar si piensan que me desaparecí del mapa, porque cuando uno es músico de estudio o toca para otra bandas casi siempre se está “atrás” o solo apareces en los créditos y poca gente se da el tiempo de leer quien grabo “qué” o “qué” hizo “quien”.

Pero llegue a darme cuenta que tocando para otros proyectos estaba estancada en una comodidad muy conveniente y que estaba dejando a un lado lo que yo quería hacer de verdad. A la fecha no descarto tocar con alguien más, las colaboraciones siempre son enriquecedoras, pero ahora tengo en claro que mi prioridad es mi proyecto porque es lo que necesito hacer. Eso me importa más que figurar. Si mi prioridad fuera seguir tocado con un montón de bandas buenísimas y que todos piensen que desaparecí de la faz de planeta a mí no me importaría. Lo que más importa es lo que yo pueda llegar a aprender y crecer como persona.

BN. ¿Qué proyecto traes ahora y en qué consiste?

RO. Mi proyecto es algo a lo que yo llamo Country Mexicano, que como tal no existe y los puristas del country me patearían yo lo sé, pero es una mezcla de cosas que me gustan y me hacen mover los pies. Es música sencilla sin grandes pretensiones. Pero te aseguro que te divierte. Y a mí… ¡Más!

Además de ser un proyecto  que me da mucha libertad, de tocar sola, de tocar con una banda, de tocar con quien quiera tocar. Eso es lo más agradable. No me estreso para nada y en estos breves 9 meses de vida todo va de maravilla.

DSC_0594-1 BN. ¿Crees que tengas que pertenecer a un label para poder sobre salir en la música?

RO. Para responder eso… Tendría que preguntarte o preguntarse cada quien que es sobre salir en la música. Porque para mis pocos diez años tocando  he hecho de todo, he tocado en muchísimos lugares, el palomazo del vive,  tengo dos discos en Europa, una colaboración en México por la cual me dieron dos premios bastante perrones, lo que menos tengo en este momento es soberbia y vanidad, pero yo sé que soy una mujer que ha sabido sobrevivir y sobre salir en la música. Así que creo que la pregunta es más si yo creo que para figurar se necesita una disquera. Y pues yo creo que no. Pero depende de lo que quiera cada quien, como vea su proyecto. Como te digo, mi ambición es tocar y tocar hasta donde pueda, tengo un plan de ir a tocar a Sudamérica y sé que se puede hacer sin la necesidad de tener el respaldo de un sello. Aunque supongo que se facilitarían las cosas porque entre sellos y sobre todo los independientes hay conexiones y es más fácil llevar un proyecto a tocar a otros países que es por lo que yo realmente toco, por vivir la experiencia de conocer a músicos que jamás pensé conocer, que al final, se han convertido en amigos y visitar otros lugares que al final del día, ya son mi casa también. Así que creo que hace las cosas más fáciles estar en un sello, pero para nada se vuelve un recurso necesario.

SESIÓN CON SUCETTE RECORDS

BN. ¿Cuáles crees que son los proyectos nuevos más interesantes o cuales nos recomendarías?

RO. Tengo dos en la cabeza en este momento. Los chicos de Suite Metal que es una bandota, traen mucha energía. Sobre todo son chicos transparentes que me recuerdan mucho lo que hablamos hace rato, le están apostando todo a su proyecto, son muy profesionales y ejecutan perfecto.

Y el otro proyecto es un dúo que adoro ver en vivo justo por la energía que tienen en el escenario y es Torrente. Gaby en la batería es simplemente descomunal. Fito en las cuerdas es genial… ¿Que puedo decir? Son mis gallos y mis amores por siempre.

BN. Muchas gracias por la entrevista Ramona, ¿algo mas que quieras agregar?

RO. Me gustaría agradecer al baterista que me acompaña ahora, Luis Tris T.

Entrevista | Saul Badillo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s